Food Miles

Este concepto hace referencia a la distancia que la comida recorre desde su producción hasta que llega a las manos del consumidor. Es una dimensión utilizada en el estudio del impacto medioambiental de los alimentos. El término fue acuñado por Tim Lang (hoy profesor de Política alimentaria en la City University de Londres): “La importancia está en señalar las consecuencias ecológicas, sociales y económicas ocultas a los consumidores de una manera simple, objetiva y sin connotaciones de ningún tipo”.

Las circunstancias que rodean a las cuestiones de producción alimentaria y a la agricultura están cambiando de forma drástica, el excesivo consumo energético derivado del transporte de alimentos a lo largo de grandes distancias, está pasando factura con su consecuente aumento de emisiones de gas de efecto invernadero y un gran número de catástrofes que están impactando directamente sobre estas actividades, tales como las sequías o las inundaciones provocadas por los fenómenos climáticos derivados.

En este momento, es importante prestar atención al índice de autosuficiencia alimentaria, que indica en qué medida un país puede alimentar a sus ciudadanos sin depender de la importación de alimentos.

La dieta de las 100 millas (160km), es un experimento que comenzaron, a principios de 2005, Alisa y Jason Smith. Por un año completo sólo comprarían su comida y bebidas producidas provenientes exclusivamente dentro de un radio de 100 millas alrededor de su departamento en Vancouver, Canadá. Desde el inicio del experimento, se encontraron personalmente con problemas reales como la crísis diaria de productores familiares, o el dudoso valor ambiental de peras orgánicas importadas a través del globo. Así, reconsideraron la oportunidad del vegetarianismo y los huertos comunitarios. El experimento ha crecido notoriamente y ha atraído la atención de diversos medios, así como motivado ciento de organizaciones alrededor del mundo para lanzar sus propias iniciativas, con la ayuda e intercambio de ideas con la ahora llamada 100-milediet.org

Por la compra de alimentos de producción local, se quema menos combustible para conseguir alimentos. Además, se obtiene un sabor más sabroso y fresco, libre de contaminantes y químicos que generan patologías. Este es el camino que lleva hacia un futuro que nosotros, desde Foodtopia, perseguimos. Por eso debemos situar nuestras fábricas urbanas en el origen de los alimentos, y éste acercarlo a las familias, a las ciudades y a los productores locales.

La autosuficiencia alimentaria es un indicador que muestra la cantidad de alimentos diarios per cápita que se producen en un país en comparación con la cantidad de alimentos diarios que se consumen. En Japón, este índice se basa en el número de calorías, y se calcula dividiendo la calorías per cápita diarias domésticas entre las calorías per cápita diarias en total. La tasa de autosuficiencia en Japón era del 78% en 1961, pero desde entonces ha vivido un drástico declive. En tan solo una década disminuyó hasta el 58%; en 1989 había caído por debajo del 50%.

“Food Action Nippon”, promueve los productos locales y llama la atención de la gente para que tomen acciones concretas. Como parte de su iniciativa, el gobierno está promoviendo el consumo de arroz y de sus derivados, tales como la harina de arroz como sustituta de la harina de trigo.  Para fomentarlo, el gobierno nacional ha establecido relaciones con empresas y organiza eventos promocionales de los productos locales y pretende aumentar en 2010 a 5.000 el número de empresas colaboradoras. Otra interesante iniciativa del gobierno es lo que ha denominado “Marché Japon”, un proyecto lanzado en 2009 en 17 localidades en todo el país donde se recrea la atmósfera de los mercados de agricultores de las calles de Europa y EEUU.

Los municipios y las empresas también están aumentando su apoyo para que los ciudadanos se involucren de forma más directa en la agricultura, cediendo jardines comunitarios. Otra de las cosas importantes que pueden hacer los ciudadanos es replantearse sus hábitos alimenticios, la actual situación de la agricultura japonesa, las tendencias agrícolas globales y alimentarias… Hay quepreguntarse de dónde provienen los alimentos que tomamos. Hay que buscar información, tomar elecciones basándonos en ella, y pasar a la acción.

Imagen

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *