Activismo para comer

Consumir, cocinar y comer como una manera de estar y de construir el mundo.Así comienza el artículo de El País “Los activistas de la comida” en el que ponen de relieve movimientos que inciden en la importancia de apoyar los productos locales. Slow Food Movement, creado en 1989 y que ahora tiene alrededor de 100.000 socios en todo el mundo busca, como indica Juan José Burgos, su coordinador en Madrid, “diversidad alimentaria y con calidad, respeto por la naturaleza…”. Paolo di Croce, secretario general de Slow Food Movement International, indica que “el 90% de las manzanas que se consumen en el mundo son solo de cuatro variedades”.

Pero ante tales afirmaciones declara la guerra a los lobbys de alimentación y agricultura que están detrás de lo que comemos día a día, indicando con una sabia afirmación que el cambio en su forma primigenia, no está en los gobiernos (abducidos por tales presiones), sino que el cambio está en manos de las personas”, de los consumidores.

Aunque España es líder en producción ecológica, sin embargo no lo es así su consumo. En el artículo se deja entrever una realidad que está ahí y que es tangible “Hay mucho timo y no tengo muy claro que sea la panacea” según El comidista

Y es que, los productos ecológicos triplican en precio a los productos que pueblan mercados y lineales de supermercado. Por eso surgen nuevas propuestas de proximidad, que intentan eliminarse la etiqueta de ecológico por la de sano (algo no tan trillado ni publicitado), ya que además de producir de forma ecológica venden a precios sanos para los bolsillos y más dentro de las convenciones establecidas en los mercados corrientes. Como ejemplo, el grupo de consumo Agricultura Sana, que distribuye variedad de productos de temporada y proximidad, además de elaborar conservas propias que se distribuyen en diversos puntos de recogida por la ciudad de Valencia.

Desde luego que lo ecológico no es la panacea, si lo es en cambio la proximidad, saber qué compras y a quién lo compras. Este tema se ha tratado muchas y de muy diversas formas, desde el dramatismo, desde el progreso, desde el humor … quizás sea el video realizado por Veterinarios Sin Fronteras, el que consiguió (y consigue) que nos acerquemos más a los productos de nuestra tierra.

Además, este simple acercamiento nos guía hacia un menor desperdicio de alimentos, hacia una mayor trazabilidad a la hora de cultivar para las comunidades.  “Un informe de las Naciones Unidas muestra que se tira el 40% de la comida en el mundo”, argumenta Di Croce; y según dijo el Papa Francisco “La comida tirada es alimento robado de la mesa de los pobres”.

Nuestro planeta y millones de individuos, están clamando “basta” desean  un cambio y el cambio está en nuestras manos: “un nuevo sistema alimentario”.

Foto de Albherto.wordpress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *