Cereales contra el colesterol

El colesterol en exceso, definido como hipercolesterolemia, es bien conocido por su problemática para la salud coronaria y por considerarse un factor de riesgo de infarto e ictus, entre otros episodios vasculares. Los nutricionistas aseguran que la base principal de cualquier plan de alimentación deberían ser los cereales, las verduras y frutas.

El trigo, centeno, la avena, cebada y otros granos integrales, junto con las legumbres, la berenjena, los frutos secos, los aceites vegetales (se podría destacar el aceite de oliva), frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos o la soja, son los alimentos destacados por la lista elaborada por la Harvard Medical School considerados como los más eficaces para ayudar a bajar el colesterol.

-El trigo:

El trigo como alimento comenzó a usarse hace muchos miles de años y ha sido el alimento más ampliamente usado desde la antigüedad, sobre el que se han sustentado muchas civilizaciones. En la actualidad el uso del trigo se ve restringido casi fundamentalmente a la producción de pan, como le pasa a otros cereales como el maíz. Pero negar la posibilidad de utilizar el trigo como cereal sin refinar es desconocer las ventajas alimentarias de un alimento rico en propiedades.

Contiene potasio, fósforo, magnesio, hierro y zinc, además es muy rico en vitamina B destacando la tiamina, que cuida especialmente del sistema nervioso y la niacina, necesaria para que el organismo transforme hidratos de carbono en energía ; así como un altísimo contenido en vitamina E que tiene la ventaja de ayudar a disminuir el colesterol.

Información nutricional del trigo por cada 100 grs de cereal
Calorías: 329
Hidratos de carbono: 68,03 %
Fibra: 12,2 %
Proteínas: 15,40 %
Grasas: 1,92 %
Colesterol: 0 mg.
Minerales: Ca, Fe, Zn.
Vitaminas: Ácido fólico, A, B1, B2, B3, B6, C y E.

La ingesta de trigo integral sin procesar, se ha comprobado que ayuda a mejorar la salud de nuestro aparato circulatorio. Evita la formación de trombos que dificultan la circulación al estrechar los vasos sanguíneos. La presencia de estas vitaminas limpia las arterias y hace que las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, angina de pecho o una embolia sean mucho menores.

-El centeno:

Se lo conoce con el nombre secale cereale, es un grano proveniente de Europa y Asia.
Contiene un alto contenido en fibra, lo cual ayuda a captar a nivel intestinal el exceso de colesterol antes de su absorción. Esto conlleva a la eliminación del colesterol y triglicéridos del organismo y por ende, una reducción en su concentración plasmática. Por su composición en ácidos grasos, el centeno es una fuente de ácidos grasos insaturados que aumentan la síntesis hepática de colesterol bueno o HDL. El consumo habitual de centeno puede ayudar a evitar la formación de ateromas, ya que reduce la concentración plasmática de colesterol malo o LDL, así como también de triglicéridos. Tiene una acción antioxidante natural, gracias a su contenido en vitaminas y minerales. Aumenta la elasticidad de las arterias, ya que contiene flavonoides, los cuales ejercen una acción antioxidante.

Información nutricional del centeno por cada 100 grs de cereal
Calorías: 357
Hidratos de carbono: 68%
Fibra: 9%
Proteínas: 7.7 %
Grasas: 0.8 %
Colesterol: 0 mg.
Minerales: Ca, Fe, Zn.
Vitaminas: Ácido fólico, A, B y D.

Teniendo como base dicha información nutricional, el centeno aporta beneficios para reducir el colesterol en sangre, así como también prevenir y tratar afecciones de índole cardiovascular. Desde el punto de vista dietoterápico, el centeno es un cereal que brinda beneficios para reducir el colesterol y por ende, para prevenir la aparición de cardiopatías.

-La avena:

Un estudio de la Universidad de Columbia halló que el consumo de cereales de avena reduce los niveles de colesterol en un cinco por ciento. Aúna en su composición un conjunto de sustancias cuyo efecto ha demostrado la reducción de las tasas de colesterol plasmático: grasas insaturadas (no mucha cantidad, pero sí de buena calidad, como el ácido graso esencial linoleico), avenasterol, fibra y lecitina. El avenasterol es un fitosterol con capacidad de disminuir la absorción de colesterol en el intestino, al igual que la lecitina. Siempre es mejor que elijas avena integral o en grano entero.

-La cebada:

Un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos encontró que incluir cebada en tu dieta con frecuencia es capaz de reducir (en un 10 por ciento) el nivel de colesterol en la sangre. Pero eso no es todo: disminuye (un 17 por ciento) el colesterol “malo” (LDL). Esto, a su vez, baja el riesgo (un 25 por ciento) de sufrir un derrame cerebral o padecer una enfermedad cardiovascular. La cebada comparte con la avena su riqueza en un tipo de fibra soluble, los betaglucanos, que han demostrado ser eficaces en la reducción del colesterol-LDL, el perjudicial. Los efectos hipocolesterolemiantes del consumo de avena o cebada como alimento han sido poco evaluados; sí está más estudiado el efecto de los concentrados de betaglucano. Nuevas investigaciones se centran en el tocotrienol, una forma de vitamina E con potente efecto antioxidante, localizado en las cáscaras de los granos de cebada, avena y arroz, en este último cereal integral, es más abundante.

A los cereales en grano se les puede dar el mismo tratamiento culinario que al arroz, algo tradicional en el recetario de nuestros ancestros, el problema de estos alimentos es que le cuesta más cocerse, y eso, en nuestra vida y dieta moderna no encajaba, fue por ello por lo que fueron desapareciendo de nuestro recetario tradicional e incorporándose en sus formas refinadas.

Los cereales refinados son los que sufren modificaciones en su naturaleza. Un ejemplo es el arroz blanco, la harina blanca, el pan blanco, etc. El problema con estos cereales es que al refinarlos se le quita la parte más preciada de los granos: los nutrientes, y se deja libre el centro que está formado en su mayor parte de almidón. Por ello es la fama de que los cereales engordan, pues se acostumbra a consumir los refinados.

Pero lejos de esto, Foodtopia consciente de los beneficios de los cereales y de la pérdida de su tradición culinaria ha luchado por conseguir el plato perfecto, una combinación que no puede dejar indiferente al paladar pero que al mismo tiempo le aporta las calorías, los nutrientes, las vitaminas y aminogramas necesarios para una dieta completa y sostenible, basada en estos cereales integrales combinados con el uso de legumbres y verduras con un resultado gastronómico impecable a un precio insuperable. Un producto listo para comer, recuperando la tradición y los nutrientes necesarias.

Imagen de rubillon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *