Catastrofístas o no…

En las actas del FMI, España tildó de “catastrofistas“ a los que en 2007 alertaron de la burbuja inmobiliaria.

Esta semana sonó otra alarma lanzada por el informe de la ONU “los informes del cambio climático ya se notan en todo el mundo, crecerán si no se toman medidas”.

“El Cambio Climático está sucediendo ahora mismo, no hay vuelta atrás”, es una de las primeras reflexiones que se obtiene de la lectura del quinto informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), convocado por el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente y la Organización Mundial de Meteorología.

El informe de la ONU no solo advierte de temas económicos, habla también de temas mucho más graves… pero da la casualidad que ese informe hoy convive con una situación económicamente desastrosa, y lo será más en el futuro ya que no aumentará el empleo. En este documento se centra en el escenario social, ya que este fenómeno ambiental incrementaría una serie de problemas como la pobreza, la presencia de enfermedades, las migraciones y la conflictividad territorial ante la escasez.

Los que acusaron al FMI en 2007 viven muy bien posicionados, pero arrasaron a miles de familias y han dejado un país en la situación que todos conocemos.

Foodtopia interviene entre los alimentos y colaterales en un tercio de PIB y en algo más importante: la deslocalización de millones de Euros diarios. Actualmente esta nación de lo que vive es del “vamos tirando”

Además el comisario europeo de política regional decía que España tiene el desafío de gastar 9000 millones de fondos,y duda de que España pueda absorberlos.

Ante este panorama, en una sociedad participativa lo lógico y urgente seria poner en marcha este tipo de proyectos lo antes posible convocando a los protagonistas sociales independientemente de los colores políticos y tendencias mas allá de la política, por una razón simple el beneficio es enorme más de lo que somos capaces de describir.

Lo que proponemos es una política de economía local que se enfrente a las predicciones de Larry Summers, el influyente economista americano (candidato frustrado a suceder a Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal, secretario del Tesoro con Bill Clinton y filósofo de su desregulación financiera, jefe de los asesores económicos de Barack Obama y presidente de la Universidad de Harvard). Summers, que hace poco generó una fuerte polémica al afirmar que las economías occidentales están condenadas a ir “de burbuja en burbuja”, ha pronosticado ahora el tiempo de la secular stagnation, una larga etapa de crecimiento muy bajo, frente a la gran stagnation, o crecimiento cero.

Desde luego, no perderíamos nada al intentar oponernos a esta resignación reinante que se avecina y que ya ha comenzado a ser un sentimiento generalizado que aceptamos como nuestro; la solución, la salida y la luz al final del túnel la tenemos nosotros como consumidores.

Imágen de Ir21.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *